España lidera el podio mundial de las ciberamenazas de robo de información

Buscar

Suscripción Newsletter

Introducir e-mail

Archivo mensual

Próximos Eventos

No hay eventos por el momento

El ámbito de las ciberamenazas ha empeorado desde hace algo más de dos años. El recurso al teletrabajo en muchas compañías ha supuesto una oportunidad para los ciberdelincuentes. El robo de información ha situado a España en el primer puesto mundial de este tipo de ataques, por delante de Turquía y Japón, según las métricas anuales de la compañía de ciberseguridad ESET.

Los ladrones de información (infostealers) han crecido mucho durante el primer trimestre del 2022 y la telemetría de ESET indica que han seguido con fuerza en los meses de mayo y junio. El principal sistema de ataque detectado es mediante software de robo de información (spyware), pero hay también otro tipo de amenazas, como las de puerta trasera (backdoor). Además del software de robo de credenciales de diverso tipo, el estudio detecta que algunos troyanos bancarios conocidos han incrementado sus amenazas. “En verano, esos ataques suelen disminuir, para repuntar conforme terminan las vacaciones”, apunta Josep Albors, director de investigación y concienciación de ESET España.

Los ataques que utilizan el correo electrónico también han crecido sobremanera y España se sitúa en este momento en el tercer puesto mundial de este tipo de delincuencia, sólo superada por Japón e Italia. El uso masivo del correo electrónico como vector de ataque a las empresas lleva muchas décadas funcionando. Lo más sorprendente es que esté en pleno auge. Marzo pasado marcó un pico de actividad de los ciberdelincuentes para el uso de este método en España, según la telemetría de ESET.

El teletrabajo ha llevado a muchas empresas a poner en marcha sistemas RDP, para que el trabajador pueda operar desde su ordenador a distancia como si estuviera trabajando directamente desde un terminal dentro de la misma empresa. España, según ESET, es segunda, por detrás de Francia, en los ataques de fuerza bruta para acceder a esos escritorios.

Fuente: La Vanguardia